Noticias inmobiliarias

Que son y en que nos beneficia los edificios o casas pasivas

Que son y en que nos beneficia los edificios o casas pasivas

Las casas Pasivas vienen de una tendencia con millones de adeptos y sirve para la optimización de la energía, y el consiguiente ahorro, todo empezó con el Passivhaus

El ‘Passivhaus’, o casa pasiva, nace en Alemania en 1988 diseñado por Bo Adamson y Wolfgang Fesit, una tendencia a seguir que desde entonces se ha exportado al resto del mundo. Pero no fue hasta 1990 cuando se construyó el primer edificio con este concepto, situado en la ciudad alemana de Darmstadt.

Casas o edificios pasivos diseñados para ahorrar.

Estos edificios están diseñados para reducir en un 75 % el consumo de calefacción y aire acondicionado, con la necesidad imperiosa de reducir las emisiones de Co2 y consumir energías limpias y renovables, este sistema permite que la poca energía que consume, pueda provenir de estas fuentes energéticas, lo que conlleva a la reducción considerable del gasto energético.

Los edificios pasivos no requieren de ningún tipo de material estandarizado, no es un estilo arquitectónico, ni necesita productos específicos, este sistema trata de utilizar los recursos energéticos que témenos a nuestra disposición a través de técnicas pasivas, la correcta orientación del edificio para contrarrestar la excesiva radiación del sol, o la correcta colocación de las ventanas para aprovechar el calor cuando están cerradas, y la correcta ventilación cuando están abiertas, usar protecciones solares para evitar el exceso de calor en verano, etc.

Los principios de las viviendas pasivas son cinco que enumeraremos a continuación.

1_ El aislamiento térmico

Es imprescindible un buen aislamiento para evitar cualquier fuga de calor o de frio, todos los componentes en contacto con el exterior deben tener una baja transmisión térmica, paredes, cubiertas o incluso la solera deben cumplir con este requisito.

Hay que tener muy en cuenta el clima en donde se va a construir, dependiendo de este, variará el grosor del aislamiento, de los cerramientos y de la solera.

Un estudio en diferentes ciudades españolas, demostró que el grosor varía dependiendo de la situación de cada una.

En Gerona: 25cm/25cm/25cm, en Barcelona: 15cm/10cm/1cm o en Murcia: 5cm/5cm/0cm

2_ Puertas y ventanas

Esta claro que los puntos débiles de la perdida de energía son lo huecos o agujeros por donde se va el calor y entra el frio o viceversa, hay que prestar especial atención a la hora de diseñar su ubicación durante el proyecto y mas tardes durante la ejecución.

Los materiales tienen que ser de baja transmitancia térmica, especialmente la carpintería, las ventanas tendrán que llevar doble o triple acristalamiento rellenas de un gas inerte.

Las carpinterías utilizadas tienen muy baja transmitancia térmica y las ventanas son de doble o triple vidrio rellenas de un gas inerte. El vidrio es bajo emisivo para reflejar el calor al interior de la vivienda en invierno y mantenerlo en el exterior durante el verano.

3_ Puentes térmicos

Es importante la eliminación de los puentes térmicos, la energía no solo se transmite por los elementos más comunes como techos o paredes, también por las juntas, las equinas, los ejes etc. Las temperaturas en esas zonas suelen ser inferiores a las del resto de la envolvente, al producirse perdidas y ganancias de energía es fácil la aparición de moho.

Para construir sin puentes térmicos no se debe interrumpir la capa de aislamiento, usas materiales con gran resistencia térmica en caso de interrupción de la capa, poner especial atención en las juntas de la construcción.

4_ Hermeticidad

Es muy usual en las viviendas antiguas e incluso las nuevas notar las corrientes de aire, nuestras abuelas tenían una frase para ello, “vigila las corrientes de aire”, estas entran a través de huecos, grietas, ventanas y los más común por las persianas y sus agujeros, por el cierre o por el agujero de la cinta, estas provocan molestias y condensaciones, en especial en invierno.

En un edifico pasivo el aislamiento debe ser lo más hermético posible, para ellos se utilizan los materiales mas eficientes para este fin, así lograremos que el sistema de ventilación mecánica sea lo más eficaz posible.

Para comprobar la hermeticidad del edificio haremos una prueba de presión llamada “ensayo Blower Door” esto consiste en colocar un ventilador en la puerta principal del edificio y hacer mediciones en los puntos más débiles, Para que el resultado sea el optimo las medidas no deben ser inferiores a 0.6 renovaciones de aire por hora en un diferencial de presión de 50 Pa.

Ensayo blower door en Sitges pincha para ver el video

Ver nuestra promoción de 20 viviendas Pasivas en Zaragoza pincha aqui

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies